Bermúdez Arquitectos

Edificio de oficinas Calle 76

Bogotá, 2007 | Anteproyecto | no construido | 20.000 mt2 | Encargo privado.

Oficina calle 76
Oficina calle 76
Oficina calle 76
Oficina calle 76
oficina calle 76
oficina calle 76
oficina calle 76
final2

Jefe de diseño: Daniel Bermúdez Samper
Equipo de diseño: John Oscar Pinzón, Evelyn Delgado
Cálculo estructural: PCA, Armando Palomino
Tráfico Vertical: Rafael Beltrán
Presupuesto y Programación: PAYC S.A.
Renders: Carlos H
Texto: Ramón Bermúdez

Dentro de la búsqueda de una arquitectura abiertamente racional que ha caracterizado la producción de Bermúdez Arquitectos este proyecto merece cierto reconocimiento por su delicado planteamiento en aras de un matrimonio entre estructura, fachada y necesidades funcionales de un espacio de oficina contemporáneo.
El lugar, un lote de esquina sobre la Carrea séptima con calle 76, con su fachada principal convenientemente orientada Hacia el norte, se propone una torre de 12 pisos y 4 sótanos con plantas libres de obstrucciones. El núcleo de circulación vertical se localiza en el costado sur occidental, de orientación menos favorable para las zonas de trabajo, y la fachada es a la vez la estructura, de tal manera que el espacio interior no queda hipotecado con un eje de columnas que dificultaría la flexibilidad a la hora de habitar los espacios de trabajo. Las plantas del edificio, de 820 m2 de superficie, son lo suficientemente amplias como para albergar toda clase de configuraciones de trabajo. Al ser una crujía relativamente estrecha, de 15 mt en el frente sobre la séptima, el contacto con la fachada de las distribuciones interiores de las oficinas se convierte en un tema importante del diseño. Es por esto que la fachada estructural se modula con una grilla basada en 90 cm, medida estándar para distribuciones de oficinas, que varía en cada nivel, rompiendo la continuidad de los apoyos y maximizando la flexibilidad de llegada a fachada con múltiples configuraciones espaciales. Para lograr este cometido, el sistema estructural se concibe no como un grupo de columnas que transmiten las cargas verticalmente sino como un gran muro estructural con muchos huecos localizados aleatoriamente en el alzado.
El contacto con el primer piso libera un local importante en primer piso para la sede de un banco sobre la carrera séptima y desarrolla el acceso a las plantas superiores en un nivel más bajo sobre la Calle 76.