Bermúdez Arquitectos

Ampliación de la biblioteca de Economía

Bogotá, 2010 | Concurso primer Construido | 650 mt² | Rehabilitación y ampliación de la Biblioteca de economía de la Universidad de los Andes.

biblioteca economia
biblioteca economia
biblioteca economia
biblioteca economia
biblioteca economia
biblioteca economia
Biblioteca economia
Biblioteca economia
Biblioteca economia
Biblioteca economia
Biblioteca economia

Jefe de diseño: Daniel Bermúdez Samper
Equipo de diseño: Stan Van der Maas, Lupe Hernández, Nadia Méndez, John Oscar Pinzón.
Calculo estructural: PyD Ltda.
Diseño Acústico: ADT Daniel Duplat
Sostenibilidad: Arquitectura & Bioclimática, Jorge Ramírez
Diseño Eléctrico: SM&A, Jaime Sánchez
Datos: Néstor Vera
Hidrosanitario: EHR S.A. Edgar Romero
Diseño de Iluminación: Carmenza Henao.
Seguridad y Control: AGR, Jaime Andrés García.
Cubierta Verde: Gálibo
Render: Estudio BIS
Texto: Alberto Escovar

Este edificio, diseñado por el arquitecto Alec Bright y que representa un período de la arquitectura en Colombia, se había quedado pequeño para albergar la creciente biblioteca del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico, CEDE, fundado en 1958 como parte de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes.
Este pequeño proyecto resulta interesante dentro de la obra de Bermúdez Arquitectos porque deja de nuevo en evidencia una característica de su propuesta arquitectónica que busca integrarse y complementar el entorno, no a partir de una propuesta conservacionista o “museística”, sino muy por el contrario, con un claro interés por dotar a las edificaciones preexistentes de nuevas herramientas que les permitan seguir cumpliendo su función según las necesidades del momento. Este es un delicado proceso en el que se deben respetar y conciliar las características propias del edificio existente y de su entorno, con la incorporación de los nuevos requerimientos espaciales, estructurales o en este caso ambientales, que de esta manera asegurarán su refuncionalización y por consiguiente su conservación. Es un punto de inflexión importante frente a esa arquitectura de la modernidad que en su momento se fue cargando de contenidos cada vez más reactivos contra toda manifestación de conservadurismo formal. Origen de la consabida imposibilidad natural de hacer una arquitectura moderna integrada a contextos históricos, ya que su naturaleza se tenía que presentar como contrapuesta frente a ellos. En contraste, la posición de Bermúdez resulta antagónica y su trabajo se muestra muy efectivo al momento de intervenir contextos urbanos consolidados, como el campus de la Universidad de los Andes, situación que se explica por la aplicación juiciosa de las consideraciones técnicas, de uso y lugar que incorpora dentro del proceso de cada proyecto.
Con la determinación de conservar el inmueble, se tomó la decisión de mantener su apariencia exterior, adosándole un volumen circular semienterrado sobre el costado norte, en el que situó la nueva biblioteca. La biblioteca es de estantería abierta, con un mezanine y se ilumina cenitalmente. En la cubierta de esta situó un “techo verde”, que logra mimetizar con éxito la intervención, al tiempo que se integra y complementa el volumen existente.