Jefe de diseño: Daniel Bermudez, Fernando Jiménez, Willy Drews, Rafael Obregón

Partiendo de un principio de descentralización se busca crear una ciudad dentro de la ciudad de Bogotá que pese a contar con todas las virtudes para ser independiente ayudase a coser la gran ciudad existente. Para realizar la intervención urbanística más importante de la ciudad se emplean grandes predios de lo que fuese la antigua hacienda del Salitre, ubicados a medio camino entre el aeropuerto internacional y el centro histórico de la capital, en lo que para entonces se manifestaba como el centro geográfico de Bogotá. Se distribuyen 2.400.000 metros cuadrados en una excelente infraestructura urbana que consta en un 50% de áreas públicas, en su gran mayoría zonas verdes, 49 kilómetros de vías vehiculares, 30 kilómetros de vías peatonales y 8 kilómetros de ciclo vías. El otro 50% de áreas privadas en lotes generosos se distribuye en vivienda, usos múltiples e institucionales. Existe la confianza en hacer ciudad desde la arquitectura. Para este proyecto se contó con un equipo interdisciplinar con el que todo se midió y confrontó con la realidad. Se establece así un rigor en el trazado, se generan ritmos en el mobiliario público y en la arborización. Consolidado como un gran eje metropolitano, el proyecto se ha convertido en modelo de reordenamiento urbano.

https://www.bermudezarquitectos.com/big-win-777-slot-demo/, plinko simulator, https://www.bermudezarquitectos.com/legacy-of-the-dead-demo/